EL DESCUBRIMIENTO DE AMERICA BRYCE ECHENIQUE PDF

El cuento se enfrenta en una primera persona que da cuenta de los acontecimientos. Queda para el personaje narrador y por tanto, para el lector un secreto sin desvelar en el fondo de esa laguna narrativa, de ese iceberg hemingwayeano. Tal vez haya de considerarse la lectura por entonces de las bildungsroman alemanas y francesa. La historia queda enmarcada por la memoria involuntaria a la manera proustiana que brota de un objeto que despierta el recuerdo. La izquierda hispanoamericana, el mayo del 68, la universidad francesa, la clase media parisina, la nobleza europea, el mito Hemingway, todo queda cuestionado y con ello el concepto de verdad que se debate en el fondo de la obra de Alfredo Bryce Echenique.

Author:Samuzil Dunos
Country:Bolivia
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):24 April 2011
Pages:472
PDF File Size:4.21 Mb
ePub File Size:11.30 Mb
ISBN:484-3-12542-440-9
Downloads:37176
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Goltisida



Su uniforme azul marino de colegiala. Si no hubieras estado en colegio de monjas, tus profesores te hubieran comprendido. Refregaba sus manos sobre sus muslos, y se llenaba de esperanzas.

Las refregaba una y otra vez hasta que sonaba el timbre de salida. Hoy no la he visto pasar sin mirarme. Amor amor amor. Vuelve amor vuelve. Con seguridad de amor. Vuelve amor. Vuelve amor sentir amor amar sentir. Como antes. Luchar por amar y no culos. Verla pasar amar. No culos. Sentir amor. Me ve. No me mira.

Ya debe haber pasado. Estaba optimista. Hablar al viento. No sabes en lo que te metes. La quiero mucho. Me la imagino. La presiento. Ya lo has hecho. Te la voy a presentar. Nada de eso. Sus ojos. Su cara maravillosa. Era la primera vez que la invitaba y la invitaba para que le presentara a otra chica. Una sola palabra suya, y la hubiera hecho feliz; la hubiera pasado al grupo de las que uno ama.

Tengo cita con el oculista. Tengo que ganar tiempo. Eres un genio, Marta. Este genio se va. Vamos al cine. Manolo se puso de pie para despedirse de ella. Se detuvo. Se examinaba. Sus zapatos marrones de colegiala. Los botones dorados del uniforme. Se acercaba, y Manolo no le quitaba los ojos de encima… Linda.

Te quiero tanto. Te siento. Yo te quiero tanto. Buenas piernas. Pero sus ojos. La blusa. La falda con las caderas. La quiero.

Quiero presentarte a una amiga. El uniforme no le quedaba tan estrecho, pero era como si le quedara muy estrecho. Mis padres me esperan en la tienda ella no la llamaba bodega. Estaba contento. Muy contento. Piensa que ya saliste de eso.

Era para morirse de risa. Amaba Chaclacayo. Caminaban entre la gente, y su padre lo trataba como a un amigo. El cuello excesivamente almidonado de su flamante camisa, le irritaba la piel. Hubiera querido detener todo eso, pero ya era muy tarde. Tengo que esperar que mis padres vuelvan de Europa.

Es que cuando no me duelen me olvido de ellas. Creo que es una idiotez, pero vale la pena verla. Cuando mejores, iremos a nadar. La amaba.

Sin embargo, tuvo que introducir algunas variaciones en su programa. Era un monstruo. Dos veces se aventuraron hasta Chosica, a pedido de Manolo. Poemas bastante malos. Generalmente empezaban bien, pero luego era como si se le agotara algo, y necesitaba leer otros poemas para terminarlos. Era rojo. Manolo la esperaba sentado al borde de la piscina, y con los pies en el agua.

Justamente cuando no me gusta ir al Parque de Chosica. Esos hombres vienen de Lima y se ponen camisas amarillas en unos carros amarillos para venir a cachar a Chosica. No porque la quiero. Me gustan sobre sus piernas, sus pantorrillas, sus muslos morenos. Siempre soy morena. Vamos antes que alguien la coja. Estaba jugando su rol. Creo que ya esta bien de piscina por hoy. Regresemos a tu casa. Estaba listo. Nadie los molestaba. Entraron a la sala. Ella puso los boleros. Ella le dijo para bailar.

Ella le puso la boca para que la besara. La iba a besar. Hubiera querido poner su mano; encima, que subiera y bajara, pero era mejor no aventurarse. Pensaba en las monjas de su colegio, en sus padres, en la bodega y en sus hermanos. Soportar sin ver a Marta. Hasta la sangre. Contar que estoy tan triste. Tan triste. Marta va a hablar cosas bien dichas. Si fuera hombre le pego.

No gimas. Antes antes antes.

FROM ONIONS TO PEARLS BY SATYAM NADEEN PDF

“El descubrimiento de América” (por Alfredo Bryce Echenique)

.

ANOTO DOT PATTERN PDF

El descubrimiento de América- Alfredo Bryce Echenique

.

Related Articles