HEROE GALOPANTE PDF

Entre los muebles se destaca un piano. Puerta lateral que comunica con las habitaciones interiores. Mientras Nepa, sentada al piano canturrea tecleando Oh,Mary, Oh, Mary, Amelia, que ha estado sentada leyendo, suelta el libro bruscamente. Bueno, dejaremos ya la matraca. Como si bastara ser cualquiera de esas cosas, o todas juntas, para ser inteligente. Sin embargo, su mentalidad y la de un mosquito no se llevan gran cosa

Author:Gardazilkree Daizuru
Country:New Zealand
Language:English (Spanish)
Genre:Literature
Published (Last):15 February 2019
Pages:488
PDF File Size:15.1 Mb
ePub File Size:5.46 Mb
ISBN:937-1-52280-953-3
Downloads:84261
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tukora



Viniendo vivamente hacia l. Sin duda, Sandoval, su actitud se explica por la presencia en manos de su adversario de un revlver u otra arma cualquiera Ja, ja! No, amigo. Mi actitud --ya que usted le quiere dar ese bonito nombre parlamentario-- fue pura y simplemente la de un hombre o animal asustado, que al verse ante un peligro serio dice: "Pies para qu os quiero! Ni sombra de revlver, ni de pual, ni de nada! Los puos, los grandes puos de Paco Reglez No s por qu ser, pero ante un revlver o una bayoneta se subleva menos mi instinto de conservacin, que ante la perspectiva de una bofetada.

Morir me espanta menos que ser vapuleado por un bruto a su placer. No le pasa a usted igual, Arturo? Me refiero al duelo. Perdneme, Sandoval, pero conociendo sus antecedentes, he debido pensar que ya sus padrinos Por quin me toma usted? Antes morir asado a la parrilla como un pollo, que prestarme al triste papel de monigote caballeresco que tome en serio eso del llamado campo del honor. No hay que ser ni lo uno ni lo otro. Caballero, caballero es lo que hay que ser, si se tiene un poco de calor en la sangre!

Me gusta la ocurrencia. Hacer remilgos al duelo por ridculo y en cambio no tener inconveniente en echarse encima la infinita ridiculez de darse en espectculo, huyendo de otro hombre entre la rechifla de las gentes. Usted, seor, carece de autoridad para despreciar el duelo, porque para despreciar una cosa hay que estar sobre esa cosa, y para despreciar el duelo, hay que ser ante todo un hombre, y estar dispuesto a hacerse respetar en cualquier terreno, sin mediacin de padrinos, ni jueces, ni cdigos, ni ceremonias.

Muera el duelo a lo caballero, pero viva la ria a lo gallo. Abajo el florete, la pistola y dems chirimbolos de la barbarie con disfraz caballeresco, y arriba el palo, la piedra y dems chirimbolos de la barbarie sin disfraz. No, ngel mo, lo que es por ah Le prohibo, seor, que de ahora en adelante se permita tratarme en trminos de intimidad. Ya que no he podido evitarme el sonrojo de volver a verle, aprovecho Qu asco de haber sido su Ya sabe que ni usted me conoce ni yo le conozco.

Todo ha terminado entre nosotros. Doa Rosa, Clarita, Nepa, decidme todos si esto es realidad o si soy juguete de un sueo! Mutis de Amelia. Rosa, no vino Sandoval contigo? Yo creo que ya es hora de poner la mesa, caramba. Viendo a Sandoval. Oh, Sandoval! Caramba, amigo, las ganas que tena yo de darle un fuerte abrazo Me caso con Cristbal! Cmo demonios no nos haba dicho usted que era hombre de tantos riones? Al incidente de? Nos lo cont Arturo.

De manera que, mientras el feroz alemn blanda su bomba, usted Si es lo que yo digo: mientras haya hombres como usted y como el Coronel Lifuentes De entonces para ac yo he aprendido que a lo que hay que saber hacerle frente sin temblar, no es a la muerte, sino a la vida.

El hombre que no sabe hacer otro uso de su vida que brindrsela a la muerte Pero no le han dicho a usted? Pues yo, Pedro Sandoval, amenazado, no hace una hora, por los puos tremendos y salvajes de Paco Reglez, sal huyendo velozmente, desesperadamente, con los odos taladrados por los gritos de "Cobarde! A Reglez? Y por qu? Porque tuve miedo y asco de entrar intilmente en una ria de patanes. Cuando vi al hombre que se me vena encima, pens: aqu, de todos modos, se trata de renunciar a la razn para volverse uno tan caballo como este bruto.

Y me volv caballo. Y ya caballo, se me ocurri en seguida que es ms digno de un buen caballo correr que pelear Y corr como una exhalacin! Se necesita mucho valor para confesar as que se tiene miedo de otro hombre! Usted lo ha dicho. Se necesita mucho valor! Vaya que s se necesita Un valor ms grande, y ms penoso y raro que el otro valor brbaro de exponerse estrilmente a matar o a ser muerto, a pegar o a ser pegado. Esta clase de valor, como no es racional, sino muscular, lo posee todo el mundo.

Ah est la guerra. Qu prob la gran guerra, sino que todo el mundo, el ingls como el francs y el alemn, como el americano y el blgaro y el turco, sabe arrostrar peligros y, en general, matar o ser matado? Qu puede haber, pues, de ms generalizado y vulgar que el valor fsico? A qu, pues, ese terror que sentimos todos de que se nos sospeche desprovistos de una virtud tan balad como esa, que posee todo el mundo, y que pone nuestra razn al nivel de la acometividad sanguinaria y estpida del gallo, del jaguar, del gorila y del toro?

Entonces, segn usted Me declaro por Sandoval. Ya hace tiempo que senta yo como un presentimiento de todo eso que l dice. Sandoval, gracias. Me quit usted la venda y ahora veo claro en eso de los hroes carniceros que infestan la historia.

Mire que tiene bemoles el levantarle estatuas y ms estatuas a unos hombres que slo se destacaron en el arte de mandar gente al otro mundo.

Abajo el Coronel Lifuentes! Cmo te atreves? Transicin de clera a una risita de conejo. No; si hay que rerse Est loca esta gente. Conque est usted conmigo? Mam es tan veleta A t te deslumbran siempre las paradojas. Las paradojas! No poda faltar el motecito. A todo soplo nuevo de realidad que viene a barrer embelecos y supersticiones, le ponis el motecito ese Ests con o contra Sandoval? Con San Miguel o con el diablo? Una pregunta, Sandoval.

Debemos inferir de lo que usted ha dicho que vale ms ser cobarde que valiente? Lo que dije, o trat de decir, fue que tanto el instinto de la acometividad destructora, de donde sale el hroe, como el instinto de la conservacin, de donde sale el flojo, son pura animalidad. En ninguna de las dos cosas hay espritu, y donde no hay espritu, no puede haber herosmo. Desengese, Nepa. Todo ese negocio del valor de epopeya o de encrucijada, es pura cuestin de sensibilidad.

Por qu hay tanto guapo en el mundo? Sencillamente, por lo grosero de nuestra sensibilidad. Cree usted que si nuestra sensibilidad hubiera evolucionado ya hasta vibrar como un arpa a la menor sensacin, el dao corporal que inferimos al adversario no nos dolera tanto, o casi tanto, como el del adversrio a nosotros?

Tomemos mi caso. Reglez me derriba a m al suelo hecho un guiapo Yo derribo a Reglez maltrecho Qu angustia y qu verguenza para mi espritu de hombre civilizado al verle sufrir por culpa ma! Pero mi pregunta no era esa. Yo quera saber qu opina usted sobre el valor.

Cree usted que lo mismo da ser cobarde que valiente? Doa Rosa, haga por Dios que me den de beber, que me ahogo, y mande, quiere? Volvindose a Nepa , Que si no le reconozco mrito al valor? Como no!

2011 MGMA PHYSICIAN COMPENSATION SURVEY PDF

trabajo especial el heroe galopante

Viniendo vivamente hacia l. Sin duda, Sandoval, su actitud se explica por la presencia en manos de su adversario de un revlver u otra arma cualquiera Ja, ja! No, amigo. Mi actitud --ya que usted le quiere dar ese bonito nombre parlamentario-- fue pura y simplemente la de un hombre o animal asustado, que al verse ante un peligro serio dice: "Pies para qu os quiero! Ni sombra de revlver, ni de pual, ni de nada! Los puos, los grandes puos de Paco Reglez

HUGER ENDOSCOPY PDF

El heroe galopante analisis

He received his primary and secondary education in schools in Utuado and Jayuya. In , Canales went to Spain and enrolled in the University of Zaragoza to study medicine and law. Like so many lawyers of the time, he wrote poetry of patriotic themes, collaborated as a journalist and took an active interest in politics. He served in the House of Representatives of Puerto Rico as a member of the Unionist Party , which promoted economic progress of the working class. In , Canales presented a bill to the House giving women their full civil rights, including the right to vote, which was defeated 23 votes to 7.

Related Articles