10 DIAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO JOHN REED PDF

La puerta del Banco del Estado estaba cerrada y guardada por algunos soldados, con bayoneta calada. Slava Bogu! Es todo lo que pude averiguar. No cuentan con hombres de gobierno. El hotel Militar, situado en la esquina de la plaza de San Isaac, estaba guardado por un piquete de marinos armados.

Author:Moogugul Fern
Country:Zambia
Language:English (Spanish)
Genre:Personal Growth
Published (Last):18 April 2008
Pages:18
PDF File Size:6.25 Mb
ePub File Size:6.93 Mb
ISBN:317-7-93074-500-3
Downloads:49158
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Toshura



Kerenski montaba un caballo blanco. Fueron echadas a vuelo las campanas. No hubo batalla. Al llegar a la esquina de la calle Gogol, el coche se detuvo, justo a la altura de ella.

Por todas partes, cerca o lejos, se escuchaban las descargas y los disparos aislados o el tabletear de las ametralladoras. La escuela del emperador Pablo estaba cerrada.

En los muros de la escuela se abrieron grandes brechas. Los junkers se defendieron desesperadamente; las oleadas ululantes de guardias rojas lanzadas al asalto fueron diezmadas por la metralla. Sus propios oficiales fueron impotentes para detener el terrible bombardeo. Lo amenazaron con lincharlo. Miles de soldados y guardias rojas se precipitaron por las ventanas, las puertas y las brechas abiertas en los muros.

Varios de ellos no regresaron nunca. Cansados, cubiertos de sangre, pero victoriosos, los marinos y los obreros irrumpieron en la sala de aparatos. Ni una sola telefonista fue molestada, ofendida o maltratada. Obreros vulgares, campesinos, plebe inculta. De ahora en adelante, todo va a cambiar. Y, altivas y llenas de desprecio, las muchachas telefonistas abandonaron el lugar. Delante de la Duma, un oficial que llevaba un brazalete blanco arrancaba los anuncios pegados a la pared jurando en voz alta.

Kerenski no acababa de llegar. Negamos nuestros servicios a todo partido, cualquiera que sea, cuyo poder no se ejerza por medio de un gobierno que cuente con la confianza de toda la democracia. Las cooperativas se hallaban desgarradas por luchas intestinas. Solamente algunos centenares de delegados asistieron a estas dos asambleas, la mayor parte de ellos armados. Quisimos evitar el derramamiento de sangre. Ha llegado el momento decisivo. Hemos tomado el poder; ahora, tenemos que conservarlo.

Todos nosotros, y yo en particular, aceptamos la responsabilidad de lo que suceda Los soldados llegados del frente y de Gatchina expresaron sus sentimientos.

Acudieron inmediatamente. Regresamos a la ciudad. Las muchachas telefonistas vinieron a declarar. Las pobres muchachas subieron una tras otra a la tribuna, vestidas con rebuscamiento que trataba de imitar la elegancia, con caras cansadas y zapatos agujereados. Al regresar a mi casa los vi desfilar con el paso regular de los veteranos, las bayonetas perfectamente alineadas, por las calles desiertas de la capital conquistada.

Al mismo tiempo, en el cuartel general del Vikjel, en la Sadovaya, la conferencia de todos los partidos socialistas trabajaba por formar un nuevo gobierno. Todos los grupos de izquierda asintieron. La Duma no toma parte en estas luchas entre partidos. La ciudad tiene el deber de mostrarse hospitalaria con todas las organizaciones que deseen gozar de su hospitalidad. Nuestras protestas son vanas Pero no lo haremos, porque tenemos respeto a la Duma Y propuso que todos, los miembros bolcheviques fuesen expulsados de la Duma.

Los consejeros bolcheviques se levantaron ante el insulto, respondiendo con violencia el asalto de voces roncas y rencorosas y a los gestos de amenaza Todos ellos estaban muy animados. Los cobardes nos tienen miedo. Hoy, en la esquina de la Sadovaya, vi a un guardia rojo tratar de impedir que un chiquillo vendiera el Soldatski Golas. Estaba anocheciendo. Luego de habernos examinado durante un minuto nos hizo pasar. No me quisieron dar sus nombres, pero me afirmaron que los dos eran socialrevolucionarios.

Carecen de intelectuales. Nosotros no contamos actualmente con partidarios. No tenemos armas.. Cuando hayamos derrocado a los bolcheviques, nos volveremos contra los kadetes.

Evidentemente, si no se les admite es probable que vuelvan a las andadas. Usted sabe que los kadetes no quieren la Asamblea Constituyente, sobre todo si es posible aplastar a los bolcheviques ahora. Yo soy partidario de Tchernov, que es un verdadero revolucionario. Estos son incapaces de cumplir las promesas que hacen a las masas.

Nosotros no les dejaremos hacer. Nos han robado nuestro programa, con el fin de ganarse el apoyo de los campesinos. Esto es indecoroso.

Si hubieran esperado a la Asamblea Constituyente. Los dos hombres se miraron. Si contamos con tropas suficientes del frente a nuestro favor, no transigiremos con los bolcheviques. De lo contrario, puede que nos veamos obligados. Las huelgas de los ministerios, nos dijo, comenzaban a surtir su efecto. La huelga de los bancos era particularmente grave. Todos los empleados bancarios de Rusia han sido sobornados.

Hay que enviar todas las fuerzas disponibles. El resultado depende de Petrogrado. Pero nadie lo cree. Este programa nos sirve muy bien Unos tras otros vinieron los dirigentes a dar explicaciones, a exhortar, a refutar. Soldados y obreros desfilaron por ia tribuna, exponiendo cada uno con sinceridad sus ideas y sus sentimientos.

El auditorio cambiaba y se renovaba sin cesar. Kerenski retrocede, nosotros avanzamos. Soldados, marinos y obreros han demostrado que son capaces y que tienen la voluntad de consolidar con las armas en la mano la autoridad de la democracia. Los dos planes han fracasado ignominiosamente.

Ya no es posible volver al pasado. En nombre del Consejo, el comisario del pueblo, L. Una multitud de varios miles de marinos, -erizada de fusiles, se congregaba en masa delante del edificio. Notas 1. El frente ha negado su ayuda a Kerenski. Hacemos un llamamiento a vuestra fidelidad y vuestra disciplina revolucionaria.

El comisario del pueblo para el Interior, A. Durante toda la vida la personalidad del hombre se "educa", se extiende, se enriquece, se afirma y se perfecciona. Las masas populares trabajadoras -obreros, soldados, campesinos- arden en deseos de aprender a leer y escribir, de iniciarse en todas las ciencias.

A este respecto, la escuela, el libro, el teatro, el museo, etc. El magisterio y la sociedad. Sus justas reivindicaciones deben ser satisfechas a toda costa y sin demora. La Asamblea Constituyente. El Ministerio.

CHIMPANZEES ARE RATIONAL MAXIMIZERS IN AN ULTIMATUM GAME PDF

Diez días que estremecieron el mundo

.

ESAU WILLIAMS ALGORITHM PDF

Diez días que estremecieron al mundo

.

CHRISTADELPHIAN GREEN HYMN BOOK PDF

La Izquierda Diario

.

EVS XT2 PDF

.

Related Articles