ALEGORIA DO PATRIMONIO FRANOISE CHOAY PDF

Haroldo L. Camargo2 No h hoje quem no tenha ouvido falar sobre patrimnio. Patrimnio cultural, bem entendido, pois, a denominao adquiriu mltiplos significados, dependente do adjetivo que a qualifica. Poderamos por exemplo, entre inmeras possibilidades, falar de patrimnio gentico de seres vivos Pois bem, ainda que admitindo seja o nome corrente e que o patrimnio cultural se tenha convertido numa noo mundializada, sabe-se realmente o que patrimnio?

Author:Zular Zololmaran
Country:Vietnam
Language:English (Spanish)
Genre:Automotive
Published (Last):6 January 2015
Pages:372
PDF File Size:14.88 Mb
ePub File Size:15.20 Mb
ISBN:956-7-46318-616-2
Downloads:32625
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Maujind



Alegora del patrimonio Barcelona: Gustavo Gili, Gerard Jori1 Desde los aos ochenta, la conservacin y la valorizacin del patrimonio urbano han ido adquiriendo un carcter cada vez ms prioritario en las polticas urbanas. La emergencia en el urbanismo de planteamientos favorables a las tramas densas y mixtas o la opcin estratgica que muchas ciudades han hecho por el turismo, son fenmenos que contribuyen a explicar esta creciente preocupacin por el patrimonio histrico y cultural. Sin embargo, la insercin del patrimonio en la ciudad contempornea no est ni mucho menos exenta de problemas, entre los que se pueden sealar la musealizacin de centros histricos, la destruccin de tejidos antiguos o los impactos negativos ocasionados por la afluencia masiva de turistas.

Las actuaciones de los polticos y tcnicos no siempre han sido todo lo respetuosas que cabra esperar y en demasiadas ocasiones han implicado una autntica banalizacin del patrimonio urbano. Es preciso juzgar crticamente muchas de las actitudes oficiales y denunciar aquellas intervenciones que no sean lo suficientemente cuidadosas con la herencia construida de la ciudad.

Para ello, debemos interrogarnos acerca del sentido amplio que tiene el patrimonio urbano, pues solo conociendo su razn de ser profunda nos ser posible plantear actuaciones de altas miras.

Ms all de contribuir al conocimiento de la historia del arte, o de ser uno de los productos predilectos de la moderna industria del ocio, el patrimonio encierra unos valores que rebasan lo puramente esttico. Se requieren estudios que pongan de manifiesto su marcado significado social, razn por la que hay que celebrar la reciente publicacin en castellano del libro Alegora del patrimonio de Franoise Choay.

El texto, cuya primera edicin francesa data de , es una obra ya clsica de la caracterizacin del patrimonio urbano. La autora explora en profundidad su significado a lo largo de los ltimos cinco siglos, concluyendo que el sentido que se otorga al patrimonio guarda relacin con motivaciones existenciales e informa acerca de las sociedades que lo afirman.

El trabajo comienza diferenciando las nociones de monumento y monumento histrico, que lejos de ser coincidentes mantienen relaciones opuestas con el tiempo, la memoria y el saber. As, el monumento es universal en el espacio y el tiempo, mientras que el monumento histrico es una invencin europea claramente fechada; el monumento es una creacin deliberada, mientras que el monumento histrico solo adquiere tal carcter a posteriori; el monumento tiene por finalidad hacer revivir en el presente un pasado superado, mientras que el monumento histrico, en tanto que obra de arte, forma parte del presente vivido sin necesidad de que medie la memoria; y el monumento est expuesto al desinters u olvido, mientras que el monumento histrico es objeto de conservacin.

Los cuatro captulos siguientes caracterizan la evolucin del significado de la nocin de monumento histrico a partir de la fase antiquizante del Quattrocento cuando los monumentos elegidos pertenecan exclu- Doctorando en la Universidad de Barcelona.

E-mail: gerardjori gmail. En el quinto captulo, Choay indaga en la aparicin de la nocin de patrimonio urbano, que es cuatrocientos aos ms tarda que la de monumento histrico. Por ltimo, la autora critica severamente las polticas culturales de las ltimas dcadas y aboga por la proteccin incondicional de los monumentos histricos y el patrimonio urbano frente a la creciente explotacin econmica de que son objeto.

Choay sita el nacimiento del monumento histrico y los inicios de la conservacin en la Roma de la dcada de La autora cita numerosos testimonios que dan cuenta del surgimiento de la mirada distanciada y estetizante que, al posarse sobre los edificios, hizo de ellos objetos de reflexin y contemplacin.

Esta actitud, sntesis de las aproximaciones histrica y artstica, es la que llev a los humanistas del Cuatrocientos a multiplicar las protestas contra el pillaje de los edificios antiguos. Los papas de los decenios sucesivos se harn eco de tales condenas prohibiendo la utilizacin de las antigedades como canteras, aunque ellos mismos seguirn extrayendo piedra de aquellas edificaciones para levantar sus propias construcciones.

Desajustes de este tipo entre el discurso y la prctica deseo de conservar y necesidad de construir se constatan en todas las pocas analizadas en el libro, lo que se explica por la complejidad de las fuerzas contradictorias a las que estn sometidos los actores.

La autora se detiene a examinar con detenimiento el significado que la Revolucin Francesa dio a los monumentos histricos. De los decretos e instrucciones publicados por el Comit de Instruccin Pblica, infiere que se les otorga, ante todo, un valor nacional que es el que legitima a los otros valores cognitivo, econmico y artstico por orden de importancia, el que justifica la necesidad de inventario y el que inspira las medidas de conservacin.

En otras palabras, se hace del monumento histrico la memoria viva de la nacin. Sin embargo, desde la segunda dcada del siglo XIX se advierte una inversin en la jerarqua de valores atribuidos a los monumentos histricos ya que, por primera vez, estos son objeto de un inters fundamentalmente esttico.

La toma de conciencia de la degradacin del entorno que provoca la industrializacin junto a otros factores como el romanticismo hace privilegiar el valor artstico de los monumentos, al tiempo que conduce a un refinamiento de los instrumentos jurdicos y administrativos para protegerlos. Especialmente significativas son, en este sentido, la creacin en del cargo francs de inspector de monumentos histricos y la promulgacin en de la ley gala sobre monumentos histricos, con la que el Estado se dota de una poderosa infraestructura para garantizar su conservacin.

Al mismo tiempo, el debate europeo sobre la restauracin se enriquece con el enfrentamiento de dos doctrinas antagnicas: la intervencionista, predominante en los pases continentales, y la antiintervencionista, propia de Gran Bretaa.

Choay analiza detalladamente esta polmica clave en la historia de la restauracin. Segn el enfoque intervencionista, cuyo mayor exponente fue el arquitecto Eugne-Emmanuel Viollet-le-Duc, restaurar un edificio es restablecer un estado completo que puede no haber existido nunca Choay, Esta postura se funda en una concepcin ideal o abstracta del monumento histrico, que lleva a afirmar que la restauracin no tiene por qu tener en cuenta la autenticidad del objeto restaurado.

En cambio, para los antiintervencionistas, representados por John Ruskin, restauracin y conservacin son nociones incompatibles porque la ptina del tiempo forma parte de la esencia del monumento histrico.

En su concepcin ms radical, esta doctrina postula que toda intervencin es un sacrilegio porque el destino irremediable del monumento es la ruina. El mrito de la autora consiste en interpretar el pensamiento de Camillo Boito como una elaborada sntesis de ambas posturas.

Este arquitecto, escritor y crtico de arte italiano no niega que haya que intervenir en los edificios cuando estudios exhaustivos as lo aconsejen, pero siempre es preciso respetar tanto su singularidad, como la ptina que el tiempo ha posado sobre ellos. Lo que, entre otras cosas, implica adoptar el criterio de mnima intervencin y diferenciar ostensiblemente las partes correspondientes a las obras de restauracin.

Hasta que no se hizo patente la diferenciacin entre la ciudad histrica y la ciudad industrial aquella no pudo ser considerada en su conjunto y, por tanto, pensada como un objeto de conservacin en su totalidad. Lo que lleva a la autora a afirmar que la nocin de patrimonio urbano histrico se construye a contracorriente del proceso de urbanizacin dominante Choay, ; y aade que es el resultado de una dialctica de la historia con la historicidad que implica tres miradas cronolgicamente sucesivas a la ciudad antigua: memorial, histrica e historial.

El primero de estos enfoques el memorial es el que se desprende de los textos de Ruskin. Una de sus innovaciones fundamentales fue considerar el tejido urbano antiguo como una entidad especfica. Para Ruskin, el conjunto de la ciudad preindustrial configura una armona de la que participan tanto los edificios de arquitectura culta como los de arquitectura vulgar o domstica, lo que le impide concebir los primeros desligados de los segundos.

Adems, toda la ciudad antigua posee para Ruskin el carcter de monumento en el sentido original y etimolgico del trmino, ya que apela a la memoria colectiva y habla acerca de los hombres que la habitaron. Sin embargo, Ruskin es incapaz de situar estos descubrimientos en su perspectiva histrica, pues en vez de abogar por la conservacin de la ciudad preindustrial en tanto que monumento histrico con una funcin memorial, propugna, mediante una argumentacin que en realidad es profundamente antihistrica, una vuelta a la sociedad del pasado.

Choay cita a Camillo Sitte como el mayor exponente de la aproximacin histrica a la ciudad preindustrial. En public un pequeo ensayo titulado Construccin de ciudades segn principios artsticos en el que se constatan los inconvenientes estticos que presenta la ciudad contempornea. El objetivo de Sitte radica en mostrar en qu medida la ciudad moderna podra irradiar belleza plstica a partir de lecciones extradas de la ciudad antigua.

No obstante, Choay seala que el modelo ideado por el maestro viens plantea una antinomia irresoluble, dado que propone crear racional y deliberadamente unas formas que en el pasado fueron producidas orgnicamente. El mismo Sitte es consciente del carcter fingido que tendra un paisaje natural y artificial al mismo tiempo, aunque no es capaz de salvar esta dificultad. El libro de Sitte se centra casi con exclusividad en la funcin propedutica que tiene la ciudad del pasado, pero de l se infiere otro importante tema al que el arquitecto apenas prest atencin: el de la conservacin de los tejidos antiguos.

Sern los seguidores del viens quienes lo desarrollarn, atribuyendo a la ciudad preindustrial una funcin museal. Ms que concebir el espacio urbano como un museo, con ello la autora quiere dar a entender que el conjunto urbano es concebido como una pieza de museo, carcter que le viene dado por ser un objeto raro, frgil, bello y en trance de desaparecer.

Sin embargo, como toda obra expuesta en un museo, la ciudad antigua debe, con arreglo a esta visin, desligarse de los circuitos de la vida cotidiana y desprenderse de sus usos y habitantes. Lo que lleva a la autora a afirmar que al transformarse en histrica, la ciudad pierde su historicidad Choay, Gustavo Giovannoni, inventor, segn Choay, del trmino patrimonio urbano, fue quien hall la forma de sintetizar y superar las aproximaciones precedentes mediante un enfoque que la autora califica de historial.

Este italiano tena una triple formacin. Como ingeniero, intuy desde la segunda dcada del Novecientos que la implantacin de las grandes redes de comunicacin y telecomunicacin acarreara un proceso de desintegracin de la ciudad densa en beneficio de una urbanizacin difusa y a escala territorial; como arquitecto, comprendi que la nueva sociedad no podra funcionar nicamente a escala territorial, sino que requerira unidades de vida a escala local; y como historiador del arte estableci que la ciudad preindustrial, aun teniendo un papel memorial, propedutico y museal, poda igualmente desempear aque- DE GEOGRAFA NORTE GRANDE lla funcin, pues su forma y dimensin hacen de ella un lugar idneo para albergar determinados usos contemporneos de proximidad.

De este modo, Giovannoni otorga a la ciudad antigua el valor de uso para el presente que otros le haban negado, justificando la conservacin del patrimonio sin la necesidad de congelarlo.

La aproximacin que propone Giovannoni es el punto de llegada de la historia de la construccin del concepto de patrimonio urbano que describe Choay. Con posterioridad, se han producido importantes aportaciones conceptuales y metodolgicas, pero estas siguen en buena medida enmarcndose en la mirada historial del italiano a la ciudad antigua. En cambio, lo que s puede ser considerado como una novedad es la necesidad de proteger el patrimonio urbano frente a las agresiones que comporta su creciente explotacin econmica.

Choay dedica la ltima parte del libro a abordar esta cuestin, postulando la necesidad de adop- tar medidas estratgicas creacin de rplicas para proteger los originales, control de flujos tursticos, etc. Para concluir, conviene apuntar que Alegora del patrimonio es una obra profundamente francocntrica. La misma autora advierte en la introduccin que buena parte de sus ejemplos estn tomados de Francia, aunque el problema, desde mi punto de vista, no reside aqu sino en la omisin de importantes tradiciones europeas e iberoamericanas.

As, por poner un ejemplo, no menciona el vivo debate que se plante en Espaa desde comienzos del tercer decenio del siglo XIX, cuando romnticos como Jos M Quadrado relacionaron la destruccin de monumentos histricos con la degradacin moral del siglo. Pese a ello, el libro sigue constituyendo, tras ms de quince aos desde su aparicin, una obra clave para comprender el significado del patrimonio urbano y la necesidad de estudiarlo y protegerlo. Intereses relacionados.

HER YNYLE C 4.0 SEFER ALGAN PDF

resenha o urbanismo de choay

Kagagrel According to modern historians, the origin of the text is unknown, and hotly debated. By thirty-two mysterious paths of wisdom Jah has engraved [all things], [who is] the Lord of hosts, the God of Israel, the living God, the Almighty God, He that is uplifted and exalted, He that Dwells forever, and whose Name is holy; having created His world by three [derivatives] of [the Hebrew root-word] s e f a r: The shorter version was also used by most of the later commentators, such as Judah b. Sefer yetzirah, original text, short version. Benton, the Hebrew grammatical form places its origin closer to the period of the Mishna e, [8] around the 2nd century CE. A book of the same name was circulated among the Chassidei Ashkenaz Rhineland mystics between the eleventh and yettzirah centuries, for whom it became a source of magical speculation. The remaining six Sefirotor the limitations of space by the three dimensions in a twofold direction, are also found in the Clementina, where God is described as the boundary of the espqol and as the source of the six infinite dimensions.

4256BWP PDF

Alegoria Do Patrimonio

A alegoria do patrimnio. Esta bela e antiga palavra estava, na origem, ligada s estruturas familiares, econmicas e jurdicas de uma sociedade estvel, enraizada no tempo e no espao. Requalificada por diversos adjetivos gentico, natural, histrico, etc. Patrimnio histrico. A expresso designa um bem destinado ao usufruto de uma comunidade que se ampliou a dimenses planetrias, constitudo pela acumulao contnua de uma diversidade de objetos que se congregam por seu passado comum: obras e obras-primas das belas-artes e das artes aplicadas, trabalhos e produtos de todos os saberes e savoir-faire dos seres humanos. O patrimnio histrico e as condutas a ele associadas encontram-se presos em estratos de significados cujas ambiguidades e contradies articulam e desarticulam dois mundos e duas vises de mundo.

NIGHT MOTHER MARSHA NORMAN PDF

Resenha Crítica - Alegoria do Patrimonio

Alegora del patrimonio Barcelona: Gustavo Gili, Gerard Jori1 Desde los aos ochenta, la conservacin y la valorizacin del patrimonio urbano han ido adquiriendo un carcter cada vez ms prioritario en las polticas urbanas. La emergencia en el urbanismo de planteamientos favorables a las tramas densas y mixtas o la opcin estratgica que muchas ciudades han hecho por el turismo, son fenmenos que contribuyen a explicar esta creciente preocupacin por el patrimonio histrico y cultural. Sin embargo, la insercin del patrimonio en la ciudad contempornea no est ni mucho menos exenta de problemas, entre los que se pueden sealar la musealizacin de centros histricos, la destruccin de tejidos antiguos o los impactos negativos ocasionados por la afluencia masiva de turistas. Las actuaciones de los polticos y tcnicos no siempre han sido todo lo respetuosas que cabra esperar y en demasiadas ocasiones han implicado una autntica banalizacin del patrimonio urbano. Es preciso juzgar crticamente muchas de las actitudes oficiales y denunciar aquellas intervenciones que no sean lo suficientemente cuidadosas con la herencia construida de la ciudad. Para ello, debemos interrogarnos acerca del sentido amplio que tiene el patrimonio urbano, pues solo conociendo su razn de ser profunda nos ser posible plantear actuaciones de altas miras.

FUNDAMENTALS OF ALGORITHMS BY BRASSARD AND BRATLEY PDF

Françoise Choay - A alegoria do patrimonio

.

Related Articles