AMELIE NOTHOMB EL SABOTAJE AMOROSO PDF

She even says "I will never surpass my analytical achievements as a five-year-old", although that is partly in jest because she goes on to explain her early conclusion on leaving Japan and arriving in Peking that "a Communist country is one in which there are electric fans" rather than air conditioning. Yes, five-year-olds think the world revolves around them, but this extrapolation just sounds daft to me. Nothomb cycles round Peking on her own! She is involved in ruthless gang warfare in the compound and falls in love with an uninterested and uninteresting but beautiful girl.

Author:Durg Kagagul
Country:Belize
Language:English (Spanish)
Genre:Software
Published (Last):27 October 2014
Pages:329
PDF File Size:19.96 Mb
ePub File Size:13.20 Mb
ISBN:683-6-39015-968-3
Downloads:7342
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Vushicage



Yo sujetaba las riendas con una sola mano. No era necesario espolear mi montura. Lo cual equivale a decir que casi todo era horrible. Corolario inmediato: yo era la belleza del mundo. Era una epopeya sin fin. No limitaba la mirada sino que la arrastraba hacia el infinito. En China, la calidad de las esclavas dejaba mucho que desear. Se postraba a mis pies. Era estupendo. Yo gritaba de dolor y, mentalmente, le administraba innumerables azotes.

Pero no tiene tanto glamour. Y se trata de una mujer que nunca llora. Pero eso era para los domingos. Pese a su buena fe, no suelen mencionar una fealdad tentacular que no ha podido pasarles por alto. Pongo mala cara. Es China, vale: suena bien. Algo es algo. La inconsciencia del misterio me preocupa. En , se organiza la marcha. Mis ositos de peluche son empaquetados. Por oscuras razones, nuestro equipaje no llega con nosotros. Debemos permanecer unas horas en el aeropuerto esperando a que llegue.

Puede que dos, puede que cuatro, puede que veinte. Uno de los encantos de China es lo imprevisto. Muy bien. No nos precipitemos.

Tiene que ser algo serio, ya que se trata de una palabra. De repente, la pregunta me agota. Me tumbo en el suelo sobre una enorme baldosa del aeropuerto y me quedo dormida al instante. Me despierto. Mi hermano y mi hermana duermen en el suelo. Me he olvidado del comunismo. Tengo sed. Mi padre me da un billete para comprar bebida. Doy una vuelta. Me acerco al viejecito que sirve este brebaje. Me siento en el suelo con el enorme cuenco. En pocos segundos, me emborracha el cerebro.

Experimento el primer delirio de mi vida. Me encanta. Doy brincos por el aeropuerto y voy dando vueltas como una peonza.

Y, bruscamente, me doy de narices contra el comunismo. Ya es noche cerrada cuando, por fin, llega el equipaje. En el interior de mi cabeza, las ideas juegan a la rayuela.

El coche llega al gueto de San Li Tun. Nos asignan un apartamento de la quinta planta. No hay ascensor y los ocho tramos de escalera chorrean orina. Subimos las maletas. Mi madre llora. El cielo me inspira una mirada de condescendencia.

La lectura era buena para esos ociosos llamados adultos. Y no eran alemanes lo que faltaban en San Li Tun. Pero ni americanos ni ingleses.

Sin enemigo, el ser humano no es nada. Su simple existencia basta para dinamizar al ser humano. Gracias al enemigo, este siniestro accidente llamado vida se convierte en una epopeya. Si te reconcilias con tu enemigo, deja de ser enemigo. Y si ya no hay enemigo, hay que encontrar uno nuevo: todo vuelve a comenzar.

O sea que no resuelves nada en absoluto. El armisticio es un lujo que el ser humano no puede permitirse. La prueba es que los periodos de paz siempre acaban en nuevas guerras. Mientras que las guerras suelen saldarse con periodos de paz. De lo cual se deduce que la paz es nociva para el hombre, mientras que la guerra le resulta beneficiosa. No pudimos aceptarlo. Se murieron de aburrimiento. Fue confiscada en el acto y almacenada en el hospital.

Tuve que emplearme a fondo para conseguir que los aliados me admitieran. Los generales debatieron largamente entre ellos. Acabaron por convocarme. Agazapado en la sombra, arriesga su vida con grandeza. En este sentido, mi frase era hermosa. No recordaba haber visto semejantes vegetales plastificados. Dudo que ni siquiera el aval de un famoso cineasta yugoslavo pueda bastar para convencer de la pertinencia de mis reflexiones sobre los ventiladores.

No importa. La humanidad me necesitaba. Era grandioso. Cuando dejemos que se vaya llorando a que su mamita le consuele. Yo era la que menos hablaba durante aquellos torneos en los que las frases saltaban del uno al otro como si de una pelota se tratara. Yo escuchaba, subyugada ante tanta elocuencia y semejante audacia en el Mal.

Por desgracia, tragedia de lenguaje obliga, la realidad no estaba a la altura de las palabras. Era una certeza adquirida. China pecaba de exceso de modestia. Bastaba escuchar aquel enunciado para darse cuenta de sus limitaciones. Dejaba esas especulaciones a mis glosadores y a los glosadores de mis glosadores.

Mejor abdicar enseguida. Hasta que los emperadores chinos empezaron a escribir, China estuvo en el apogeo de su apogeo. En verano, siempre iba descalza. Furtiva y solemne, iba en busca del enemigo.

San Li Tun era un lugar tan feo que era necesaria una epopeya ininterrumpida para ser capaz de sobrevivir. La epopeya era yo. Un coche desconocido se detuvo delante del edificio contiguo. Unos vecinos nuevos: otros extranjeros a los que encerrar en el gueto para que no contaminaran a los chinos. Su padre era un italiano bajito y agitado. Su madre era una india alta del Surinam, de mirada casi tan inquietante como Sendero Luminoso.

En este caso, es obvio que el galicismo no puede introducir nada anodino. Consecuencia sorprendente: si los relatos chinos contienen acciones tan extraordinarias, es, sobre todo, por razones gramaticales. En aquella China de pesadilla, los extranjeros adultos estaban consternados. Sus hijos, en cambio, lo pasaban en grande. Los sufrimientos del pueblo chino no les preocupaban.

ASTM D3921 PDF

El sabotaje amoroso, de Amélie Nothomb

.

AFMAN 24 306 PDF

El sabotaje amoroso

.

BCID APPLICATION FORM PDF

El sabotaje amoroso

.

ATTINY45 DATASHEET PDF

EL SABOTAJE AMOROSO ESTUPOR Y TEMBLORES

.

Related Articles