AMOR LQUIDO ZYGMUNT BAUMAN PDF

In a society of consumers, turning into a desirable commodity is the stuff of which dreams, and fairy tales, are made. It is baumna the volatility, the in-built temporality of all engagements that truly counts; it counts more than the commitment itself, which is anyway not allowed to outlast the time necessary for consuming the object of desire or, rather, the time sufficient for the desirability of that object to wane. In both cases you should know how to switch cookies back on! Get fast, free shipping with Amazon Prime.

Author:Akitaur Dougami
Country:Dominican Republic
Language:English (Spanish)
Genre:Literature
Published (Last):23 April 2016
Pages:188
PDF File Size:11.47 Mb
ePub File Size:9.53 Mb
ISBN:609-2-28737-566-6
Downloads:49447
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kazisida



En ingles Captulo I Enamorarse y desenamorarse El primer captulo abre anunciando un mar de fragmentos, es decir citas de varios autores, junto con la advertencia de la posible confusin para el lector que dicho mosaico generar. Dichos, frases o fragmentos encabezaran las diferentes pequeas partes de que se conforman todos los captulos.

Podemos enamorarnos ms de una vez, hay quien se vana o se queja de ello y tambin de desenamorarse con facilidad. El amor de hasta que la muerte nos separe esta pasado de moda, la relacin de una noche puede llamarse hacer el amor. Con las experiencias amorosas parecera que se aprende a amar, mientras mas sean mejor. La naturaleza del amor implica ser rehn del destino.

En todo amor hay al menos dos seres. Amar es abrir la puerta al destino, es dar libertad al ser, libertad encarnada en el otro. En una cultura de consumo se persigue la experiencia del amor como una mercanca. El amor es un prstamo hipotecario a cuenta de un futuro incierto.

La tentacin de enamorarse es poderosa pero tambin la de huir. Un encuentro sexual casual que culmina en un compromiso, cierra las puertas a otras posibilidades romnticas. Hay que elegir el amor o el deseo. En los shoppings los compradores compran por ganas y no por deseo, la estructura est hecha para consumir antes de que las ganas pasen, el nico deseo que debe haber es el de repetir.

Los actos nacidos de las ganas han sido implantados por los poderes del mercado. Una relacin inspirada por las ganas sigue la pauta del consumo, relacin para consumo inmediato, sin perjuicios, y con la devolucin de su inversin si no quedo satisfecho. Ya ningn producto es de uso extendido. Las promesas de compromiso, no significan nada a largo plazo, es como comprar acciones, las vendes cuando ya no te sirvan o salga algo mejor, y ese tambin es derecho de tu pareja, no hay garanta de tiempo.

Las relaciones de bolsillo se guardan para poderlas sacar cuando hagan falta, son agradables y breves, solo importa la conveniencia. Para vivir juntos no hay promesas. Chateamos y tenemos con quien chatear, los contactos van y vienen, siempre hay alguien en la lnea para mitigar el silencio o la soledad, con una circulacin acelerada de palabras, oraciones truncas. Se rechaza la introspeccin a cambio de la interaccin frentica. El que deja de hablar queda fuera, solo importa mantener vivo el chateo.

Captulo II Fuera y dentro de la caja de herramientas de la socialidad El sexo fue el primer componente de los atributos naturales del homo sapiens, la cultura naci del encuentro de los dos sexos. En nuestra poca, los hijos, son un objeto de consumo emocional, y ya se pueden escoger de un catalogo de donantes. La depresin postnatal y las crisis maritales postparto parecen ser dolencias liquidas modernas como la anorexia y la bulimia. El amor y el deseo de procrear eran compaeros indispensables del sexo del homo faber.

Las agonas actuales del homo sexualis son las del homo consumens. La capacidad sexual fue la herramienta del homo faber utilizada en la construccin y el mantenimiento de las relaciones humanas. Una vez desplegada en el proceso de construccin d los vnculos humanos, la necesidad-deseo sexual incito al homo sexualis a ceirse a la tarea y ver que fuera finalizada. Liberado de su tarea de constructor y receloso de sus esfuerzos de la construccin, el homo consumens puede desplegar su potencial sexual en modos novedosos.

La purificacin del sexo permite que la prctica sexual se adapte a patrones de compraalquiler. El sexo puro es considerado como cierta forma de garanta confiable de reembolso econmico, y los compaeros de un encuentro puramente sexual pueden sentirse seguros por la ausencia de ataduras El homo sexualis desea que el sexo sea seguro.

El homo sexualis esta condenado a permanecer en la incompleta insatisfaccin, incluso a una edad en la que en otros tiempos el fuego sexual ya se haba apagado, pero que hoy es posible gracias a drogas. En nuestra moderna era liquida, los poderoso ya no parecen interesados en trazar la lnea que separa al sexo correcto del perverso.

El celular siempre estar conectado y no se va a ninguna parte sin l. El celular conecta a los que estn a distancia, pero permite a los que se conectan mantenerse a distancia. Cada conexin es de corta vida. Cruzas el umbral de tu casa individual y cierras la puerta, cruzas el umbral de tu habitacin y cierras la puerta, se vive separadamente codo a codo. La supuesta llave de la felicidad es el PIB y se mide en funcin del dinero gastado por la poblacin.

El homo aeconomicus y el homo consumens no tienen ataduras sociales. La invasin y colonizacin de la communitas, sede de la moral econmica, a manos de las fuerzas del mercado de consumo, representa el mayor de los peligros que amenazan hoy la unin humana. La solidaridad humana es la primera baja de la que puede vanagloriarse el mercado de consumo. Captulo III Sobre la dificultad de amar al prjimo El amor a uno mismo puede empujarnos a rechazar una vida que no est a la altura de ese amor y que resulta, por lo tanto, indigna de ser vivida.

Todas las cosas de la vida humana son tan solo vales de compra para ese valor que hace que la vida sea digna de ser vivida. Las personas de la generacin actual se identifican con los actos y confesiones de programas de televisin como el gran germano. A la gente joven que naci, creci o llego a la adultez con el cambio de siglo tambin le resultara familiar, e incluso obvia, la descripcin que hace Giddens de la relacin pura.

La relacin pura tiende a ser la forma predominante de la unin humana, que se establece por lo que cada persona puede obtener y es continuada solo mientras ambas partes piensen que produce satisfaccin suficiente para que cada individuo permanezca en ella. Las parejas laxas y eminentemente revocables han reemplazado el modelo de unin personal de tipo hasta que la muerte nos separe. En muchas reas urbanas del mundo, las casas existen para proteger a sus habitantes, no para integrar a las personas a sus comunidades.

Las ciudades se han convertido en el basurero de los problemas engendrados globalmente. Si las cosas se ponen duras e incomodas y el espacio que rodea las residencias urbanas de los ricos empieza a ser riesgoso y difcil de manejar, ellos tienen la posibilidad de mudarse a otra parte, tienen una opcin de la que carece el resto de sus vecinos cercanos.

Es habitual definir las ciudades como lugares donde los desconocidos se encuentran, permanecen en mutua proximidad e interactan durante largo tiempo sin dejar por eso de ser desconocidos. El extrao es por definicin, un agente movido por intenciones que, en el mejor de los casos, podemos adivinar, pero de las que nunca podemos estar seguros. Compartir el espacio con extraos, vivir en la no deseada pero obstrubsiva proximidad de ellos, es una situacin que a los residentes de la ciudad les resulta difcil y hasta imposible de evitar.

Los ricos quieren aislarse de los extraos a travs de los condominios, apartando as a los considerados socialmente inferiores. La valla que separa el gueto voluntario de los encumbrados y poderosos de los numerosos guetos forzosos de los marginados. La mixofobia es una reaccin a la escalofriante, inconcebible y perturbadora variedad de tipos y estilos de vida humanos que coexisten en las calles de las ciudades contemporneas y en los mas comunes de sus barrios.

Las ciudades contemporneas son basurales donde se arrojan los productos malformados o deformados de nuestra moderna sociedad liquida. Aceptar la nueva situacin global, y sobre todo enfrentarla con xito, tomara tiempo, deber ocurrir y llenar gran parte de la historia, ser local y global. Captulo IV La unin desmantelada Un fantasma sobrevuela el planeta: el fantasma de la xenofobia.

Las sospechas y animosidades tribales antiguas y modernas se han mezclado y combinado con la flamante sensacin de inseguridad que se destila de la incertidumbre y desproteccin de nuestra moderna existencia liquida. Desde sus comienzos, la modernidad produjo y sigui produciendo enormes cantidades de sobrantes humanos.

Las crisis de la industria de la eliminacin de sobrantes humanos subyace tras la confusin actual, que quedo expuesta por la desesperada y en gran medida irracional y sobreactuada crisis de gobierno desatada por los sucesos del 11 de septiembre de La sancin definitiva del poder soberano moderno resulto ser el derecho a eximirnos de la humanidad.

Junto con el producto que se puede obtener, toda fbrica arroja desechos. La fbrica de la moderna sabidura territorial no fue la excepcin. Si el nacimiento y la nacin son una sola y misma cosa, entonces todos aquellos que entran o desean entrar a la familia nacional deben imitar, o se ven forzados a emular, la desnudez del recin nacido.

El poder de exencin no sera una marca de soberana si el poder soberano no estuviese antes ligado al territorio. Como la soberana es el poder que define los lmites de la humanidad, aquellos seres humanos que han cado o han sido arrojados fuera de esos lmites tienen una vida indigna de ser vivida. La intensa produccin de desechos demanda una eficiente industria para su eliminacin. Las tierras fronterizas han sido fbrica de desplazamientos.

Alrededor de nuestro globo hay basureros donde se depositan los desechos de la tierra fronteriza global. Los refugiados se encuentran as en medio de un fuego cruzado. Los campos de refugiados pasan de temporales a permanentes por el bloqueo de su salida.

La proliferacin de estos campos es producto de la globalizacin. Dejan o son expulsados del entorno familiar paso previo a su alienacin. Pero es este mundo el nico que tenemos y del cual se tiene que partir alcanzar la unidad universal de la raza humana. Como obstculo tenemos la falta de control de la red global de dependencias mutuas y la vulnerabilidad mutuamente asegurada.

Bauman llama a esta poca de postmodernidad, la modernidad liquida. Y dentro de esta modernidad liquida, todo es lquido, el arte, la sociedad, y el amor. Le llama lquido porque ya no hay cosas solidas, duraderas y concretas, sino cosas liquidas que pueden cambiar de forma rpidamente y amoldarse segn el recipiente que los contenga. En el capitulo siete de Otra historia es posible algunos de las distinciones que se hacen entre modernidad y postmodernidad estn manifiestas en Amor liquido.

La primera de ellas que se presenta es la desconfianza en el futuro, ya que las relaciones amorosas en la modernidad liquida son relaciones, sin compromiso, no duraderas, relaciones que pueden ser originadas por la virtualidad de la red y que con solo un click bastara para hacer el borrn y solo haber disfrutado el presente con el menor dao posible.

Es un amor liquido que huye, que ve el compromiso como algo que no merece el esfuerzo, el amor es un prstamo hipotecario a cuenta de un futuro incierto e inescrutable. En el tercer rasgo la fragmentacin que se contrapone a la totalidad se puede ubicar el ejemplo que usa Bauman sobre un programa de televisin llamado EastEnders en el cual salen muchas parejas, citas o relaciones pero muy frgiles y de una temporalidad fugas, que bien tienen sentido en el fugaz momento de su duracin pero que no se unen la una con la otra para un fin de la comunidad, no hay concatenacin, no hay un sentido de finalidad.

El cuarto rasgo por lo que se refiere al desencanto de las utopas, y especialmente al acabamiento del mito de la fraternidad junto con el sueo de que los de arriba no mirarn de arriba a abajo a los de abajo, y de dentro a afuera y viceversa, coincide con el aislamiento que se da en las ciudades, en donde detrs de los muros, viven un grupo exclusivo en un condominio que no quiere revolverse. Este aislamiento implica la separacin de todos aquellos considerados socialmente inferiores.

Y tambin entre nacin y nacin a travs de muros como el de los EEUU. En el sexto rasgo el predominio de la esttica sobre la tica, la encontramos en la nueva esttica de la seguridad que da forma a todo tipo de construcciones y transforma el panorama de una ciudad sin importar resolver el problema de actuacin tica. En el apartado nmero cinco la justicia y la confianza en el carpe diem cristiano , donde se explica que la utopa del capitalismo de mercado no ha sabido orientar a la solidaridad hacia el progreso de la humanidad, pues es en beneficio de algunos pocos, basados en el consumismo al que si se ha orientado.

Dice Bauman la solidaridad humana es la primera baja de la que puede vanagloriarse el mercado de consumo. Ahora del articulo de Caminar sobre las aguas de Gonzales Buelta, hay dos puntos que quiero subrayar con Bauman. El primero, al hablar del consumismo que ha despertado en el hombre la necesidad, la compulsin de nuevos productos que el mercado est produciendo sin receso, Gonzales cita a Bauman tomndolo de Vida liquida.

Para complementar lo anterior citemos a Bauman en Amor liquido: Ningn producto es de uso extendido: despus de todo, autos, computadoras o telfonos celulares perfectamente usables y que funcionan relativamente bien van a engrosar la pila de desechos con pocos o ningn escrpulo en el momento en que su versiones nuevas y mejoradas aparecen en el mercado y se convierten en comidilla de todo el mundo.

Por eso sentirse bien, indica Gonzlez, implica la capacidad de desprenderse y echar a la basura tanto aquellas relaciones humanas que ya no interesan como multitud de aparatos todava tiles, ya desplazados por los nuevos que ofrece el mercado.

Hay entonces una distorsin de las relaciones humanas. Los medios de comunicacin favorecen el estar conectados, a travs del internet con el chat, en donde nunca nos faltara con quien apagar la soledad con un mensaje porque siempre habr alguien conectado, alguna de esas muchas relaciones de bolsillo que se sacan del bolso solo cuando son tiles y despus de su breve uso se vuelven a perder en el bolsillo, o de los celulares de los cuales uno no se despega, no sale sin el celular y lo mantiene conectado con los que estn a distancia y a distancia con los que estn conectados.

ALTERA MAX 3000A CPLD PDF

Amor líquido

En ingles Captulo I Enamorarse y desenamorarse El primer captulo abre anunciando un mar de fragmentos, es decir citas de varios autores, junto con la advertencia de la posible confusin para el lector que dicho mosaico generar. Dichos, frases o fragmentos encabezaran las diferentes pequeas partes de que se conforman todos los captulos. Podemos enamorarnos ms de una vez, hay quien se vana o se queja de ello y tambin de desenamorarse con facilidad. El amor de hasta que la muerte nos separe esta pasado de moda, la relacin de una noche puede llamarse hacer el amor. Con las experiencias amorosas parecera que se aprende a amar, mientras mas sean mejor. La naturaleza del amor implica ser rehn del destino.

ATMAN EF4 PDF

Livro – Amor Líquido. Por Zygmunt Bauman

Amazon Inspire Digital Educational Resources. Social Inequalities in a Global Age. Amazon Drive Cloud storage from Amazon. Preview — Globalization by Zygmunt Bauman.

CM1312 SCAN TO PDF

Amor líquido: Bauman explica o conceito

.

ANUNIAN THEOLOGY PDF

Resenha de “Amor líquido”, de Zygmunt Bauman

.

Related Articles