INTRODUCCION A LA RELIGIOSIDAD MAPUCHE PDF

Duhn Public Private login e. Home This editionSpanish, Book edition: Published Santiago de Chile: Be the first to review this item Amazon Best Sellers Rank: If you are a seller for this product, would you like to suggest updates through seller support? Credit offered by NewDay Ltd, over 18s only, subject to status. Share your thoughts with other customers. None of your libraries hold this item.

Author:Yozshushakar Faetaur
Country:Qatar
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):16 November 2013
Pages:459
PDF File Size:20.93 Mb
ePub File Size:4.98 Mb
ISBN:259-3-54144-111-5
Downloads:77138
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Jura



Posiblemente en Chile Sean pocos 10s grupos o sectores que manifiesten con tanta claridad como 10s mapuches, que su identidad, su ser inseparable de las condiciones de vida: de la tierra MAPU , 10s animales, la naturaleza , se liga, hasta confundirse, con lo sagrado las divinidades, 10s antepasados. Es una certeza ritual, por decirlo asf, porque son 10sritos tradicionales 10s que hasta el dia de hoy convocan y unen a 10s mapuches. El supuesto basic0 de la antropologia no difiere de 10s intelectuales mapuches en este punto Alonqueo, Marileo, etc.

La identidad religiosa va entonces m6s all6 de la identidad nominal. Es decir, un sujeto se puede definir como cristiano cat6lico, evang6lico o Bahai, per0 esto no significa, necesariamente, una alteracidn de su ethos cultural o de su cosmovisibn.

En 10s ritos la sociedad hace posible la fusi6n del ethos con la cosmovisi6n, de alli que insistamos en la descripci6n de 10s cultos mapuches. La fuerza y esperanza del pueblo mapuche, tanto en el pasado como en el presente, provienen justamente de sus vinculos con lo sagrado, con una tradici6n religiosa que articula el pasado con el presente y el futuro. La diferencia fundamental entre la religiosidad mapuche contemporfinea y la pre-reduccional es que en Csta liltima existe una tensi6n permanente en el modo de formular el problema de la identidad.

En el pasado la identidad estaba regulada por el pensamiento mitico, donde todo quedaba homologado y subordinado a lo sagrado. Hoy, en cambio, dicho pensamiento no basta. Esto supone establecer una distancia y objetivar sus representaciones.

Por tanto, la tradici6n puede ser 11 identificada como tal, como imagen del mundo, y ser objeto de critica y de revision. Nuevos simbolos y ritos, y tambiCn reflexiones, han ampliado enormemente el panorama. Hoy la religidn que se vive en las reducciones no se ciiie s a lo propio, sino que abarca y hace suyos Ambitos considerados en el pasado como pertenecientes a lo huinca.

Nos interesa dar cuenta de esos procesos en este texto. Aclaremoc que algunos de 10s capitulos de esta obra fueron publicados en forma de articulos. Esperamos que su lectura sea una ayuda para nuevas investigaciones y para un compromiso mayor con el pueblo mapuche.

Una segunda aclaraci6n se relaciona con el titulo de la obra. Cuando decimos introduccidn a la religiosidad mapuche nos referimos a una presentacidn de 10s discursos que cronistas, misioneros y antropdlogos han elaborado sobre esa realidad y que hemos intentado sistematizar.

Por tanto, el lector no encontrar5 aqui una introducci6n a la experiencia inistica iizapuclze, o a vevdades de alta inagia, sino una invitaci6n a leer las interpretaciones que se han planteado sobre la religi6n de este pueblo.

A g r n d e c im i e n t o s Todo libro se escribe con el impulso de variadas circunstancias originadas por muchas personas de gran importancia en nuestra vida cotidiana. Hay que mencionar tambiCn el estimulo gravitante de Fondecyt, que nos permitid profundizar en 10s t6picos de la identidad y del mestizaje de la sociedad mapuche. La construcci6n de ese conocimiento no se regulaba por las mismas reglas con que en el presente lo hacen las ciencias humanas.

Generalmente estaba atrapado por imageries preconcebidas, o a lo mhs se interpretaba la religidn mapuche en funci6n de 10s limites que se le otorgaba a la raz6n natural. Esto no significa que misioneros o autoridades no recogieran un cdmulo de antecedentes creencias, mitos, etc. El problema de esos materiales era el modo c6mo se interpretaban, y el sistema que 10s transformaba en significativos. Lo que nos interesa entonces en este primer capitulo es abordar 10s sistemas o conceptos que se usaron en el pasado para tematizar" la religiosidad mapuche.

Veamos 10s mis importantes. Las practicas idolatricas, tan comunes en 10s pueblos mesoamericanos y andinos, no existirian entonces entre 10s mapuches del valle del Mapocho. Igual cosa sucedia entre 10s de la zona de la Araucania. LlCvanlo tan a son que suben y caen con las voces a son del tambor.

Para estas fiestas sacan todas las mujeres y miis ricas ropas que tienen y cosas preciadas entre ellos, embijanse 10s rostros cada uno la color que quiere Los entimamientos eran otro momento donde se combinaba la fiesta y la alianza con el demonio Pedro de Valdivia era otro convencido de que el verdadero amo de 10s mapuches era el demonio, de alli que la Conquista y la presencia hisphnica se justificaran en el entendido de que Digamos, por nuestra parte, que esta concepcidn demoniaca con que 10s espaiioles interpretaron la cultura mapuche no era mis que la proyecci6n y confirmacidn de la ideologiu medieval europea sobre la hechiceria, donde el lazo con el demonio era la nota dominante.

Para 10s tedlogos medievales, 10s actos malCvolos que se les atribuian -capacidad de daiiar a la gente o de destrozar las cosechas- no constituian sus caracteristicas principales.

La brujeria implicaba la adoraci6n del diablo. Para 10s espaiioles que 10s mapuches tuvieran un pacto permanente con el demonio tenia ademis otras consecuencias. La teologia medieval del sacrificio, que inspira la Conquista, le otorga a1 sacrificio de Cristo, por ser Dios y hombre-corder0 a la vez, un valor infinito trascendente , impidiendo asi todo nuevo sacrificio. De esto se sacaba la consecuencia: nunca m8s debe haber otro sacrificio.

Cada nuevo sacrificio seria una nueva crucifixidn de Cristo. La imaginacidn de una humanidad sin sacrificios se invierte y se transforma en una agresidn contra todos aquellos que realizan sacrificios de tipo pre-cristiano, por considerarlos que nuevamente crucifican a Cristo; por tanto y de forma consecuente, tienen que morir para que no haya tales sacrificios.

Esta cmcificacidn de 10s crucificadores, que realizaban 10s espaiioles en Chile y en toda AmCrica, no es visible, son sacrificios que no se notaban. El duro bocado es la guerra, el freno es la esclavitud. Ambos procesos se justificaban, ademfis, por el desprecio y condena, en esta teologia, del cuerpo. Hay otra dimensidn que emerge de lo anterior y que es inseparable de lo religioso: las poblaciones indigenas fueron tipificadas viviendo alejadas del orden natural pulicia , de alli que fuera necesario introducir ese orden para que la nueva cristiandad naciera6.

En el cas0 mapuche esto se tomaba miis necesario ya que segdn Bibar eran: 4. Medina, Santiago, , T. Les faltaba lo que en el lenguaje de la Cpoca se designaba con el nombre de policia. Las politicas para lograr esto fueron, en primer lugar, la reduccidn de 10s indios a pueblos, ya que la dispersibn era fuente perenne de idolatrias e impedia la evangelizacidn, el control, etc. Estas leyes tenian que ver tanto con aspectos sociales e higiknicos como con la moral.

El nuevo orden suponia, tambiCn, la subordinacih permanente de las poblaciones indias a la corona espafiola como unico modo de mantener la nueva cristiandad. Son estas exigencias las que hicieron de la evangelizacih una empresa global de transculturacibn.

Esto explica, en el cas0 de Chile, la preocupacih de 10s obispos por la reduccibn de 10s mapuches a pueblos, mediante la aplicaci6n de tasas y ordenanzas las dos mfis importantes: la de Santillfin y de Gamboa que debian regular tanto el sistema de trabajo y de tributos en las encomiendas, como la constitucibn de 10s pueblos de indios, con las cuales se pretendia dar ese paso: de lo animal a lo hurnano.

No obstante, estaban ciegos por el demonio, dominados por 61 y obligados a venerarle. La comprensi6n que tiene esta orden sobre la gracia y 10s signos visibles de la Iglesia sacramentos , da pie para una mirada mAs positiva sobre el universo simbblico y ritual indigena. Este segundo momento tiene que ver, ademAs, con las consecuencias que se derivaron de la primera evangelizacidn y del alzamiento mapuche de Entendemos por primera evangelizacibn el proceso de sacramentalizacibn, sobre todo bautismal, que se realizb entre la poblacibn mapuche en el siglo XVI.

Este proceso queda claramente atestiguado en la actividad pastoral de 10s obispos de Concepcibn, como tambiCn en la de 10s misioneros franciscanos, dominicos, mercedarios y jesuitas. Con el alzamiento de ,los mapuches levantados en armas pasaron a ser considerados ap6statas8,justamente por haber sido objeto de esa primera evangelizacibn. Este punto era de la mayor importancia, ya que permitia legitimar la guerra -a sangre y fuego- como tambiCn esclavizarlos. En este context0 entraron 10s jesuitas a la tierra de Araucania la primera misibn es de , en la zona de Arauco.

Dos afios mis tarde en un documento de la Audiencia de Lima T. Lo que sucede es que no existia un consenso en esa fecha, el que si se logra en De alli que no era posible aplicarles el calificativo de ap6statas. Veia que la causa que habia impedido la evangelizaci6n era la guerra y la esclavitud. Otra razdn esgrimida por este autor apunta al desempefio de la Iglesia y de sus doctrinas. La primera figura jesuita que se destaca es la del padre Luis de Valdivia.

La polkmica con el franciscano Pedro de Sosa -sobre el us0 o no de la fuerza en la evangelizacion; sobre si son o no apostatas- sintetiza la doble mirada sobre lo mapuche y permite comprender las tensiones que sufrirfin 10s jesuitas en su labor misionera.

Tensiones que estin asociadas a su peculiar forma de comprender la gracia divina, que 10s llev6 a valorar las tradiciones culturales y religiosas de 10s mapuches. Hay, entonces, una continuidad con el pasado por ejemplo, sus anilisis son semejantes, como veremos enseguida, en lo referente a1 papel del demonio y una discontinuidad radical, por quC no decirlo, en la propuesta evangelizadora.

Esta discontinuidad es un cambio de 16gica: ya no de oposic i h , sino de pertenencia". Valdivia, era un gran conocedor de la lengua y de las costumbres de 10s mapuches. Su larga experiencia indiana, sus difilogos con 10s caciques, son por todos conocidos, a1 igual que su postura sobre la guerra y el servicio personal. Todo esto es motivo suficiente para hacer de su obra una llave maestra, por decirlo asi, para adentrarse en la temfitica propuesta.

Por otro lado, nos permitirfi conocer la evolucidn y 10s pecados mfis persistentes en 10s mapuches. Empecemos con el primer mandamiento. No obstante, estos juicios tan negativos se dan opiniones, por parte de Pineda, que evidencian que 10s mapuches aceptaban el evangelio, como lo demuestra parcialmente la misma obrn evangeli:odorn del cronista. Con ello, todas las culturas pueden expresar la verdad de la fe s e g h sus propios c6digos.

Estas divinidades serian fuente de vida, de alli su veneracibn. En la obra de otro jesuita, el padre Diego de Rosales, encontramos referencias a1 sefior de las aguas, a1 parecer su importancia era grande. Asi, de nuevo, encontramos a1 demonio que actda, en la cultura mapuche, a travCs de sus agentes s hechiceros- para intervenir en 10s ciclos de la naturaleza Iluvia , en la salud de las personas o en otras necesidades.

La delacibn era necesaria, urgente, porque el hechicero puede que Hutlgome hijos, les dije yo entonces, que aora contradigiis la Ley de Dios, porque asi la estimareis mas despues, que yo os convenza de su verdad; y si no la pudiere yo defender con razon, reprobadla entonces vosotros. Y para dejaros convencidos, decidme vosotros primero lo que creCis acerca de vuestro Pillin, y vereis como es mentira, y solamente verdad lo que yo os predico.

I y ss. La importancia de 10s antepasados podia disminuir si sus cuerpos eran trasladados a las iglesias. Otras dos fuentes de poder de significacidn son inquiridas por el Confesionario.

Mas, en estos puntos el Confesionario es contradictorio, a1 menos desde la perspectiva mapuche, ya que las fuentes de poder de las que se vale el mundo indigena son, en cierto modo, validadas como anti-valor por el mismo Confesionario. De alli que se produzca una verdadera competencia demostrativa entre el poder de 10s patirus el misionero y el poder de 10s hechiceros que el confesionario no designa como MACHI.

Efectivamente, hay numerosos casos en que la labor de 10s misioneros consistia en evidenciar que el Dios cristiano y sus simbolos eran mis poderosos que las divinidades o simbolos mapuches. Veremos a travCs de ellos cdmo comienza a gestarse un principio reflexivo mBs complejo, que da cuenta de diferencias y de distinciones de planos y niveles por ejemplo entre MACHI y hechiceros, etc.

El respeto que gozarian seria propio del temor: " El poder de 10s hechiceros, no se reduce a provocar la enfermedad y a la muerte. TambiCn consultan a1 demonio El pueblo mapuche vive, entonces, engaiiado por el demonio sin saberlo. No obstante, la resistencia y Cxitos militares de 10s indigenas son explicados por Rosales de un modo tal que altera la 16gica demoniaca.

Contra 10s que se rebelan es contra hombres que siendo cristianos y debihdoles dar buen ejemplo, viven sin Dios y sin ley y no cuidan de que sus indios Sean cristianos ni aprendan las oraciones y 10s misterios de nuestra santa fe, sino que todo su cuidado lo ponen en enriquezer y hacer rebentar a 10s indios en el trabajo II

DASAR PENSWASTAAN PDF

Introducci├│n a la religiosidad mapuche

.

APHEX 204 MANUAL PDF

Introducción a la religiosidad mapuche

.

Related Articles