ANDREA HOYOS NOS ACOSTAMOS PDF

Andrea y Borja nunca se quier Andrea es escritora, aunque no vive de los libros. Spanish Edition Vee rated it it was ok Jun 20, Daniela anxrea it it was ok Apr 27, Realista y honesta, la autora juega con el lector y con la verdad. Just a moment while we sign you in to your Goodreads account. Thanks for telling us about the problem.

Author:Zolorn Goltikus
Country:Bahamas
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):23 April 2006
Pages:449
PDF File Size:7.9 Mb
ePub File Size:2.68 Mb
ISBN:714-9-72838-223-6
Downloads:18810
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tojajar



A nada. Al menos, cambiar mi mundo. Pero cada uno es como es y yo tengo genes de pringada. Y, por cierto, no me llamo Andrea, claro, pero todo esto es verdad. No encuentro vida. Soy periodista y escritora. Nada de eso me da de comer. Bastante bien. O sea, regular. En este trabajo creativo que tengo resulta que saber escribir no es un talento, sino una rareza.

Que yo escriba, que alguien me publique, confirma las peores sospechas de mis jefes: soy una friki, una completa pirada. Tampoco se me ha subido a la cabeza ni me he convertido en una guay.

Pretendiente y acosador. Una Sherezade moderna, digital y perversa. Una Sherezade, ya digo, muy pringada. Gran Grupo de la Publicidad. O algo parecido. Tres consonantes y dos de ellas repetidas. Y no nos acostamos hasta hace relativamente poco.

Muy poco. Casi nada. Quedamos y me la dedicas. Me gustan las redundancias cuando proceden. Y proceden. Me gustas casi tanto como me gusto yo, que ya sabes que es mucho. En este momento te hago una promesa solemne, Andrea: no me voy a acostar contigo. No te va como mereces, y yo te voy a ayudar. Pero no un mecenas a fondo perdido. Quiero invertir en ti. En Madrid hay dos tipos de hombres llamados Borja, los vascos y los pijos.

Claro que yo soy un poco especial: me cansan las poses, y su pose de rico cultureta, de mecenas idealista, de amigo de los animales y los artistas pobres es… falsa, claro. A todo esto, yo vivo sola.

Borja, insisto, no me gustaba. Borja, insisto, es insistente. Firme, definitivo, seguro. A veces el no es el mejor refugio. Y te lo invaden. Y todo sin que yo quisiera. Y me fui corriendo como una virgen adolescente.

No por virgen, no por adolescente, sino por la violencia. Tardamos un tiempo en volver a vernos. Tardamos, de hecho, un par de meses. Para escucharte mejor. El lobo feroz. En otra cosa. Yo creo que eres la persona adecuada. Tienes un estilo tan personal como tu olor. Hueles a sexo antes del sexo. Borja, vamos a hablar en serio, que no me escandalizas. Estaba hablando en serio. Y actuando en serio. Luego dos dedos. Yo le miraba, impresionada por su seguridad y por su desfachatez.

No te voy a pedir nada. No quiero ser tu padre, Andrea. Quiero hacerte el amor. Cuenta conmigo porque yo cuento contigo. Y se fue. En el sexo, como en la vida, todo se resume en el control. Es como El clic. Cuando yo quiera es cuando yo pueda. No jodas. Me salgo y me salgo bien. Aunque tuve que compensarle. Pon una cifra. No quiero un hijo tuyo, Borja. Quiero tus dedos. Callado no miente. Grande, gruesa, dura. Pero estaba bien. Chuparla da poder.

Para sentir y que el otro sienta. Yo triunfal. Nunca hubo viaje. Ni oferta. Ni sueldo. Ni excedencia. Ni nada. Mi empresa, como el estado del bienestar, agonizaba. No te voy a tocar justo para demostrarte que te quiero. Dejamos de vernos porque cada uno estaba tan metido en sus miserias que ninguno de los dos era capaz, simplemente, de follar. Sin expectativas. Nos encontramos en el programa de una mesa redonda. Y, como no me iba a tocar, no me llamaba. Y, como no me llamaba, yo no le mandaba mensajes.

Bueno, no. Hay vida. Por curiosidad y por morbo. Me hizo gracia que pretendiera ser buen actor, meterse en el papel, fingir la nada. Media hora, como mucho. O una pesadilla. O un juego. Borja juega mejor que yo. Una en la que ya ha demostrado su poder y lo sigue ejerciendo ante un adversario sometido. Totalitarismo sexual. A tres metros de distancia. Tres metros insalvables. Para nosotros no era un escenario nuevo. Una cama sin pelos ni restos de sexo.

INTERNET UNA INVENCION LITERARIA PABLO ESCANDON PDF

ANDREA HOYOS NOS ACOSTAMOS PDF

.

MIMIX AS400 PDF

¿NOS ACOSTAMOS?

.

Related Articles