LAS TRES VIUDAS DE MANUEL ASCENCIO SEGURA PDF

In other jurisdictions, re-use of this content may be restricted; see Reuse of PD-Art photographs seguga details. The following other wikis use this file: You will be given preferential spaces according to the best available in the system. This photographic reproduction is therefore also considered to be in the public domain in the United States. Your reservation is valid only until half an hour before the start. You must also include a United States public domain tag to indicate why this work is in the public domain in the United States.

Author:Fenris Tonos
Country:Montenegro
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):16 April 2018
Pages:319
PDF File Size:8.42 Mb
ePub File Size:4.71 Mb
ISBN:462-6-21199-732-6
Downloads:69199
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Tetilar



La obra pertenece al mbito del dominio pblico. Hijo de un militar espaol. Gracias a su influencia, ingresa al ejrcito realista como cadete, sirviendo en sus filas hasta la batalla de Ayacucho. Esta experiencia lo convertira, ms tarde, en uno de los crticos ms feroces del militarismo y el caudillismo de los primeros aos de la repblica peruana. Despus sirvi en el ejrcito de la Repblica y en dej los cuarteles para servir en el Ministerio de Hacienda.

Ese mismo ao funda el diario La Bolsa, donde se dedic a publicar artculos polticos y costumbristas. Posteriormente, en Piura, fund El Moscn, un semanario que alcanz tres aos de vida, y donde predominaba la stira y la burla. Posteriormente, hallndose enfermo y habiendo asegurado una posicin econmica, ces en su empleo y se dedic a sus labores literarias. En su obra hay gracia y espontaneidad personales. Se le encuentra, a veces, desaliada e irregular, porque es fruto de un ingenio intuitivo, cuyo desenvolvimiento no fue regido por los moldes que ofrece la educacin, sino por las observaciones hechas en los sucesos cotidianos; y, sobre todo, porque es leal a costumbres, hechos y tipos de la sociedad y la poca en que viva.

Manuel Ascensio Segura, con un lenguaje llano y salpicado de peruanismos; fue el defensor de lo popular, de lo campechano, del criollismo que abogaba por divertir con un tema y una expresin local.

La accin dura diez horas. Te oigo, nia, y no lo creo. Te fastidio, no? Te has vuelto muy copetuda! Me trat como a judo, vida de perros me dio, pero Dios lo recogi por su descanso y el mo. Ya a ser un ao por Mayo que no lo cubre este techo y que yo tengo el derecho de hacer de mi capa un sayo. Un figurn de totora cosido con hilo grueso; un manganzn sin oficio, hambriento, desoletado, anticucho mal formado, mueco de maleficio. Otras se casan al mes.

Qu diablo! Que venga aqu el muca-muca, le dir cuntas son cinco. Soy acaso tu estropajo? Pues no faltaba ms que esto! Y lo digo aunque te pique, y aunque te d un patats; tu novio se encuentra a flus y a tres dobles y un repique. Qu har, pues, sin nada suyo, sin ejercicio y sin blanca? Clara est, montarse al anca de algn galancete tuyo. No he tenido todava proporcin de hablarla ni Prosigo mi narracin; confieso que el invierno suele atacarme la tos, pero con goma y linazas me pongo en disposicin de ir a pie de aqu al Callao, en media hora por rel.

Yo a ninguno necesito ni adulo, gracias a Dios, porque mis bienes me bastan para vivir corno un lord, tengo diez casas realengas, seis chacras y un callejn y algo tambin de contantibus, por si hay un lance de honor. Pues todo es de usted, Miquita, se lo cedo, se lo doy si consiente en ser mi esposa: est el punto de discusin. Siempre de usted. En fin, no se hable ms de esto. Santo que pas su da, Doa Martina al rincn. Mas sabe usted lo que espero, y alcanzar, voto a bros!

Al negocio As a lo menos podr ser su protector. Oiga Ud, doa Martina, y al darme contestacin no gaste muchos melindres. Yo su mujer. Responda usted. Pues aln, que no faltara por ah quin se haga de este agalln. Oiga usted, he dicho acaso que no? Y quien es ste? Por qu no entras? Con permiso Si la vista se le va! Que lo hable hoy mismo, conviene. Le gusta a usted? No obstante, lo bueno es lo bueno. No lo dije yo? Y con quin? Ni por asomo. Qu es lo que ha habido? He dicho Por lo dems, yo no creo que peca tan gravemente, porque dice lo que siente sin rodeos ni temor.

Cuando se propale en Lima que me hace la corte un rico, ay! Tan yuyonasa, tan fea, exclamarn a mi paso, y qu hombre es quien le hace caso? Que se ran que se mofen, que me jalen, que me tiren, que me tuerzan, que me miren, que me estrujen como aj, de envidia noms es todo: digan, pues, cuanto les plazca, que as simple, as tarasca, se cambiaran por m. Ya Miquita, por supuesto, puede casarse maana con l que le de la gana, sin la menor novedad. Y si se muda de casa, lo que en verdad dificulto, mejor, mientras menos bulto habr aqu ms claridad.

Pero esta Clara, este diablo Si ella huele este cortejo, no lo deja resollar. Sobre que se despepita porque le hablen a la oreja; ya se ve Sin embargo, que no busque conmigo tres pies al gato, porque va a pagar el pato como nunca lo crey. A cuanto hay estoy resuelta, si me infiere algn perjuicio, que, puesta en el precipicio, antes que mi madre, yo. Con qu eso te han dicho? Pues, hija yo nada creo.

Lo oyes, Miquita? Hasta luego. T nada crees. Habla, si te da la gana, y sino, clarita, djalo. Por los dems t eres duea de creer lo que te parezca. Tienes unos canjilones Ea, basta de embelecos, y tan amigas como antes. Yo, Clarita, te agradezco la noticia que me has dado, pues con tu conocimiento vivir ms prevenida. Dime, por ltimo, es cierto que no se llama Don Pablo? Si fuera verdad El es! Buen encuentro. Se marcha Ud.? Hasta la vista, Don Pedro. No me har Ud. Por Dios, hable usted Miquita, qu delito me concita un desdn tan repentino?

Y a qu viene Toma, toma! Ya caigo! Jaj, jaj! Se re Qu estupidez es la ma! Permita usted que me ra. Si me parece imposible. Con que usted me juzga un hombre capaz de mudarse el nombre? Luego usted no lo saba? Ya soy Pedro ya soy Pablo ya. Pedro Pablo tambin. Dicen que es usted casado Cuntos crmenes los mos! Casado, no?

Y quin es ella? Cmo se llama? No se lo han dicho a ust?

COMCAST V.BEHREND PDF

Las tres viudas

.

ADIABATIC DEMAGNETIZATION REFRIGERATOR PDF

Manuel Ascencio Segura

.

DAVID EDDINGS KING OF THE MURGOS PDF

Las Tres Viudas - Obra Completa

.

CEMA BELT CONVEYORS FOR BULK MATERIALS VOL 2 ESPAOL PDF

LAS TRES VIUDAS DE MANUEL ASCENCIO SEGURA PDF

.

Related Articles